Síguenos en facebook-liposuccion.lipoescultura twitter liposuccion-lipoescultura  

Ir a Operacion de Mentoplastia

Mentoplastia sin cirugia

La mentoplastía es una intervención quirúrgica que se realiza para modificar la forma, el tamaño o la posición del mentón. Es considerada una cirugía plástica porque en muchos casos se modela la forma o contorno que se quiera dar a la barbilla.

La operación la realiza un cirujano plástico o máxilofacial, especialista en plástica y estética facial que se ha dedicado por lo menos 7 años a estudiar las características del rostro humano. Se lo considera un profesional altamente capacitado, por eso cuenta con la habilidad de modelar los huesos, modificar las estructuras para dar soporte a las modificaciones óseas, restaurar y modelar la zona afectada eliminando los problemas iniciales. ¿Es posible una mentoplastía sin cirugía?...

Generalmente los problemas en mentones están relacionados con problemas dentofaciales, maxilar largos, cara larga, también puede ser mandíbulas pequeñas y otros factores. Otro causante puede venir por la desproporción del mentón con respecto a la cara, cuello o asimetrías faciales. Estas anomalías se pueden corregir gracias a la ayuda de un cirujano plástico con experiencia en el área máxilofacial. Cuando se practican mentoplastias las más solicitadas son: para dar una mayor proyección ósea o para achicar un mentón más prominente.

mentoplastia-sin-cirugia-implantesMentoplastía de Aumento:

Mediante una mentoplastía de aumento, el rostro adquiere una apariencia armoniosa y juvenil. Es un procedimiento simple, pues a través de una pequeña incisión dentro de la boca, que se realiza bien en la mucosa, bien debajo de la barbilla, se coloca un implante que puede ser de silicona, medpor, biocoral, estos se ajustan y adaptan a diversas formas y tamaños. Estas prótesis pueden ser rígidas o inyectables. Una vez que se ha puesto el implante se procede a cerrar la incisión con una sutura minima que se reabsorberá por si sola durante los primeros días del post operatorio.

Mentoplastía de reducción:

Si lo que se busca es achicar la barbilla, el procedimiento es más o menos similar, pero con algunas variables. En este procedimiento no se requiere prótesis, pero si una pequeña placa, usualmente de titanio, se usa para lograr estabilizar por algún tiempo las modificaciones hechas en el hueso. Esta operación dura más o menos una hora, se abre un espacio a través de la boca cerca del labio inferior o debajo del mentón, mediante el uso de instrumentos especializados, el cirujano separa el hueso ubicado en la punta del mentón, y luego da forma y quita el exceso de hueso para que las proporciones del contorno sean adecuadas. Luego se vuelve a ubicar la punta del hueso junto con la sección restante del mentón y se sostienen ambas partes usando alambres y placas se suturan las incisiones para completar el procedimiento.

La mentoplastía sin cirugía no es posible. Sin embargo, para ambos casos se considera una intervención ambulatoria, que no necesita de ingreso hospitalario, se usa anestesia local con sedación, esto le permite al paciente estar despierto, pero relajado, sin sentir que se le está practicando una cirugía.

Más allá de que se lo considere un procedimiento sencillo que cuenta con una rápida recuperación, hay riesgos que se deben tomar en cuenta y que corresponden a una operación quirúrgica practicada en un quirófano.

Todas estas características no se corresponden con una mentoplastía sin cirugía, porque la mentoplastía es una cirugía por donde se la mire: La mentoplastía de reducción tiene más riesgos que una mentoplastía de aumento. El paciente puede experimentar inflamación durante varias semanas o meses mientras el hueso cicatriza. Otro posible efecto secundario es un leve daño a los nervios, en el caso de que esto ocurra, probablemente el paciente experimentará insensibilidad en el labio inferior y en el mentón. Lamentablemente este acontecimiento no se puede predecir, y también es posible, que esta perdida de sensibilidad sea permanente, es decir, que no logre recuperarse totalmente después de la mentoplastía.

Por más que se la considere un procedimiento sencillo, puede haber sensación de dolor después de operado, por lo mismo le serán administrados sedantes suaves y para prevenir infecciones le recetaran antibióticos.

También, pueden surgir complicaciones derivadas de reacciones adversas a la anestesia, que pueden afectar el sistema respiratorio del paciente, o una vez despierto puede sentir náuseas y ganas de vomitar.mentoplastia-sin-cirugia

Creemos que estas circunstancias no corresponden a una mentoplastía sin cirugía, tal vez a veces se sugiera que no hay cirugía de por medio, porque se la considera una intervención que no debiera tener riesgos de importancia. Pero en muchos casos estos son impredecibles y pueden darse por más simple que sea la intervención.

Como en todo procedimiento quirúrgico la mentoplastía debe planificarse de forma individualizada, no existe un procedimiento universal que abarque a cada paciente con sus necesidades. Las técnicas a utilizar varían siendo diferentes y hasta opuestas. La mentoplastía que se basa en la implantación de prótesis es muy sencilla y se realiza de forma ambulatoria. Pero en otros casos, es necesario realizar intervenciones quirúrgicas complejas para lograr mejores resultados. Por eso, busque la alternativa que más se adapte a su tipo de necesidad, no existe una mentoplastía sin cirugía, porque no existen cirugías sin riesgo. Infórmese.

(C) 2009 www.liposuccionlipoescultura.com | Todos los derechos reservados | Informes